DOMINGO 21 DEL TIEMPO ORDINARIO

Mt 16,13-20

INICIO

Imploremos la Sabiduría de Dios, que está siempre disponible para venir a iluminarnos el verdadero sentido de la Palabra y a animarnos a que la Palabra transforme nuestra vida.

Dios de los Padres y Señor misericordioso, que hiciste todas las cosas con tu palabra, y con tu Sabiduría formaste al hombre, para que dominara a los seres que tú creaste, para que gobernara el mundo con santidad y justicia e hiciera justicia con rectitud de espíritu: dame la Sabiduría, que comparte tu trono, y no me excluyas del número de tus hijos. Porque yo soy tu servidor y el hijo de tu servidora, un hombre débil y de vida efímera, de poca capacidad para comprender el derecho y las leyes; y aunque alguien sea perfecto entre los hombres, sin la Sabiduría que proviene de ti, será tenido por nada. Contigo está la Sabiduría, que conoce tus obras y que estaba presente cuando tú hacías el mundo; ella sabe lo que es agradable a tus ojos y lo que es conforme a tus mandamientos. Envíala desde los santos cielos, mándala desde tu trono glorioso, para que ella trabaje a mi lado y yo conozca lo que es de tu agrado. Amén.

 

Del Santo Evangelio según San Mateo 16,13-20

 

LECTIO (Lectura) ¿Qué dice el texto?

  1. 1. (v.13-14) ¿Cuál es la primer pregunta que Jesús lanza a sus discípulos y ellos qué respondieron?
  2. (v.15-16) ¿Cuál es la segunda pregunta de Jesús a sus discípulos y qué responde Pedro?
  3. (v.17-19) ¿Porqué Jesús llama dichoso a Pedro y qué le promete?
  4. (v.20) ¿Qué ordena Jesús a sus discípulos?

 

Conclusión: Reconocer a Jesús como Mesías, el Hijo de Dios vivo, es una declaración de fe que une a los seguidores de Jesús para vivir unidos su proyecto, venciendo y superando juntos toda adversidad.

 

MEDITATIO (Meditación) ¿Qué me dice el texto para mi vida?

  1. Jesús pregunta a sus discípulos quien es Él ¿Quién es Jesús en mi vida? ¿Qué lugar le doy?
  2. Mi encuentro con el Señor debe ser como miembro de la Iglesia ¿Entiendo que no se puede separar a la Iglesia de Jesús?
  3. No se puede ser cristiano aislado ¿Soy consciente de que por mi fe en Jesús pertenezco y me comprometo con una comunidad de hermanos?

 

ORATIO (Oración) ¿Qué me hace decirle a Dios este texto?

Dirígete a Aquel cuya Palabra has escuchado y recibido en tu corazón.

  • Jesús, hoy te reconozco como Mesías y Salvador, y te entregó todas y cada una de las áreas de mi vida para que tomes tú el control sobre ellas.
  • Ayúdame a entender que no se puede dar una verdadera relación contigo sin la Iglesia, comunidad de hermanos en la fe.
  • Jesús, dame la gracia de amar tú Iglesia y compartir con ella mi vida, lo que tengo, lo que soy y ser testigo de que tú eres el Hijo del Dios vivo.

 

CONTEMPLATIO (Contemplación)

Vamos a cerrar nuestros ojos, para entrar en un profundo silencio interior. Déjate tocar por la fuerza de las palabras de Jesús: “Y ustedes quién dicen que soy Yo”. Contempla…

  • A Jesús, que te pide reconocerlo como tu Señor y darle el control total sobre tu vida.
  • A Jesús, que te llama a vivir una verdadera relación con Él en la comunidad de hermanos, la Iglesia.
  • A ti, unido(a) a la comunidad cristiana, a la que perteneces por la fe en Jesús, compartiendo tu vida para ser testigo de Cristo.

 

OPERATIO (Hacer un compromiso concreto con Jesús para practicar su Palabra)

Realizar alguna acción que tenga que ver con la comunidad de hermanos y ser coherente con mi pertenencia eclesial.