DÍA DE LA FAMILIA

Este domingo 04 de marzo celebramos la fiesta a nivel civil, el día de la Familia. Los medios de comunicación entrevistaron al vocero de la diócesis, al Pbro. Lic. Víctor Manuel Díaz Mendoza quien dijo lo siguiente:

AUDIO COMPLETO

Dia de la Familia.m4a

Nos da mucho gusto que esta fiesta a nivel civil de “la Familia” se promueva. La familia es algo importante para todos, demos gracias a Dios porque tenemos familia, nacimos en una familia. En la familia aprendemos los valores, la familia es un Santuario de la Vida donde se tiene que respetar la vida. La familia es un Santuario donde aprendemos la fe y aprendemos a vivir la fe y desde la familia construimos la sociedad.

Nosotros como católicos cristianos tenemos  ante todo a la Sagrada Familia como modelo de vivir las virtudes, y en relación con Dios, para relacionarnos con él y vivir nuestra fe.

Entonces yo creo que es bueno que hoy, todas las familias abran su corazón, y defendamos la familia. Ya el papa Francisco en muchas ocasiones lo ha dicho, y lo dijo también cuando vino, en Chiapas: cómo la familia está hoy colonizada a través de ideologías, esas ideologías que vienen a destruir a la familia, nada en el mundo debe destruir  la familia.

La familia desde cuándo, la iglesia desde el Vaticano II, antes y después en Puebla dijo: <<ha sido bombardeada, destruida>> sin embargo, si todos nos unimos y nos disponemos a defender la dignidad de la familia, el designio de la familia desde Dios, nuestra sociedad será diferente.

¿Se han ido perdiendo los valores con el paso de los años en el ámbito familiar?

Desde luego, esa pérdida de valores en la sociedad. Benedicto XVI, el papa emérito nos dice: antes ha habido crisis, se ha perdido la fe, y entonces ante eso todos los valores han venido destruyéndose  y destruyéndose la familia, que es lo que se quiere, y pues no los dejemos.

Cuál sería la exhortación para las familias donde hay rencor, separación, hay odio.

Hay que purificar. El texto del Evangelio hoy es muy bueno. Jesús, todo aquello que se instrumentalizaba en la relación con Dios, llega a purificarlo, llega a quitarlo. Pues lo mismo nosotros, todo aquello que quiera destruir, que se instrumente para destruir a nuestra familia, vamos hacerlo a un lado, vamos a purificar ese templo que es también la familia y dejar que reine Cristo. Si reina Dios, si reina Cristo en nuestras familias la cosa será diferente.

¡Felicidades a todas las familias!