¿Qué es el Seminario Mayor?

“Y los llamó para que estuvieran con Él” (Mc 3,14).La vocación si bien es cierto que es un llamado de parte de Dios hacia nosotros para seguirlo más de cerca, como afirma el Evangelista Marcos, tiene un trasfondo muy amplio, primero hay que tener claro que la llamada de Jesús es dos cosas: don y misterio, don porque es un regalo de parte de Dios y misterio porque no somos capaces comprender por qué y ni mucho menos el para qué de esa llamada, de modo que nuestra respuesta tendría que ser la del salmista: “Aquí estoy Señor, para hacer tu voluntad” (Salmo 39).

El pueblo santo de Dios cuando escucha la palabra “seminario”, pueden llegar a asociar éste como un lugar parecido a un monasterio o un claustro, quizá algunas otras personas no tengan ni la más remota idea acerca de ello. Entonces, ¿qué es el seminario? Simple y sencillamente decimos que es el lugar donde se viven aquellos jóvenes que han escuchado la llamada del Señor a la vocación del Sacerdocio a semejanza de los Doce, los cuales se preparan para ser los futuros pastores de la Iglesia. Por tanto, se debe considerar al Seminario como “el corazón de la diócesis” (Cf. OT 5).

Ahora bien, ¿qué hacen los seminaristas dentro del seminario?, ¿Cuántos años se preparan?, ¿qué estudian? Son preguntas bastante comunes que se hace nuestra gente, a las cuales responderemos primeramente diciendo que el seminario al igual que los distintos recintos educativos, llámese escuelas, universidades e institutos que, de suyo tienen la finalidad de educar al hombre así también los seminarios sólo que en éste caso la educación es integral, es decir abarca todo el ser de la persona tanto el plano espiritual, humano, académico y misionero o de pastoral. Además, cabe decir que aquí el protagonista de la formación no es el hombre mismo, sino la acción del Espíritu Santo (Cf. PDV 69). Así mismo los seminarios “son necesarios para la formación sacerdotal. Toda la educación de los alumnos en ellos debe tender a que se formen verdaderos pastores a ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, Maestro, Sacerdote y Pastor” (Cf. OT 5).

Hay que decir, además que la formación del Seminario está divido por etapas previas a la ordenación sacerdotal, éstas son: etapa introductoria (o propedéutica), etapa discipular (estudios filosóficos), etapa configuradora (estudios teológicos).

Respecto a la primera, ésta tiene una duración no mayor a dos años y es llevada a cabo en una casa de formación aparte de la casa de formación filosófica y teológica (Cf. RFIS 60), puesto que ésta etapa tiene como objetivo meramente “discernir la conveniencia de continuar la formación sacerdotal o emprender un camino de vida diverso” (Cf. RFIS 59).

La etapa discipular, como su nombre lo indica, es un tiempo no mayor a tres años en los cuales el seminarista “está orientado [a hacer] una opción definitiva por la vida presbiteral” (Cf. RFIS 63), sin embargo, no por esto quiere decir que el candidato terminada la filosofía ya no deba continuar en constante discernimiento, al contrario, éste tendrá que ser durante toda su vida dando un sí fiel y firme a la llamada de Jesús. Al finalizar éste tiempo el seminarista “habiendo alcanzado una libertad y una madurez interior adecuadas, debería disponer de los elementos necesarios para iniciar la etapa configuradora” (RFIS 67)

Por último, la etapa configuradora, de duración aproximadamente de 4 años o menos, está ya orientada a que el seminarista se configure con Cristo Pastor y Siervo la recepción de las sagradas órdenes (Cf. RFIS 73). Como vemos, el proceso de formación inicial es de aproximadamente 9 años. Puede parecer muchísimo tiempo y una meta inalcanzable, sin embargo, cuando Dios llama, Él pone los medios necesarios para lograr lo que para nosotros los hombres es imposible. Pidamos por tanto a Dios que siga tocando el corazón de muchos jóvenes valientes que se animen a entregar su vida por Cristo y por la Iglesia, sabiendo que seguirlo no vale la pena, sino la vida misma.

¡Que María, Reina de las Vocaciones interceda por nosotros!

Referencias:

  • OT= Optatam Totius (sobre la formaci
  • RFIS= Ratio Fundamentalis Institutionis Sacerdotalis (El don de la Vocación Presbiteral)
  • PDV= Pastores Dabo Vobis (sobre la formación de los sacerdotes en la situación actual)

Por: Juan Carlos Flores Pérez, (1 de filosofía)